En este momento

La tarde es este descampado
de un domingo seco
que escribe sus últimas horas,
suaves y lentas,
sobre las paredes
y su lomo negro.

El color dibuja este invierno
de un domingo sin aves del sur,
mientras imagino los mejores momentos
de los días no vividos.
Y ahora que empezaba a acostumbrarme
a todo esto
explota el universo.

La tarde es este descampado
de un domingo de febrero
tumbado sobre su lomo negro,
con la lengua fuera,
el pelo pegado en la frente
y una sonrisa como el cielo en la cara.

Lo que nunca tendré

Todo lo que nunca tendré empieza por mayúsculas,
se queda pegado al lenguaje y se estanca.
Todo lo que nunca tendré se escribe sin comas,
punto final o espacios.
Todo lo que nunca tendré suena a invierno,
con pájaros mojados y aceras desatendidas.
Todo lo que nunca tendré:
Esos ojos marrones
Esa sonrisa roja
Esa cabeza tan loca
Tus discos
Mis libros
Todo lo que nunca tendré:
Un café después de trabajar
Discusiones transgresivas
Charlas poéticas
Un universo ardiendo
Todo lo que nunca tendré se queda aquí,
en estos versos sin fin.