Para decirte adiós

Ahora que ya no me escribes
y ya no me descubres
ahora que has vuelto a desaparecer
y los rumores dicen que no vas a volver
me he dejado el pelo largo
y te he escrito un poema para decirte adiós

adiós, adiós
me he quedado atrás
recordaré tu estela
ese rock and roll pegado a tus ojos
adiós, adiós
te atraparé en mis versos
e imaginaré tu sonrisa
tan roja
tan líquida
y dibujaré tu mirada
tan castaña
tan lúcida

ahora que ya no me respondes
y ya no me desenmascaras
ahora que te has vuelto a esfumar
y algunos todavía se preguntan si vas a volver
me he dejado el pelo largo
y te he escrito un rock and roll para decirte adiós

Un tipo peligroso

No soy para ti,
lo supe cuando se acabó este rock,
pero había que intentarlo
intenso rayo de sol.
Me creí todas tus películas
y lo probé todo,
pero no me da para atraparte.

No soy para ti,
pero no pierdas esa intensa
sonrisa que es pura revolución,
pequeño adiós.
Yo que me creía que estaba de vuelta
y lo fallé todo,
ahora me rompo la crisma en los bares.

Aquí se queda la verdad,
se esfuman las notas del rock,
pero tenía que escribirlo
intenso calor de verano.
No soy para ti,
pero ya no importa,
ahora que lo sabes:
soy un tipo realmente peligroso,
hoy
me guardo mis momentos irrepetibles
para algún pequeño rock and roll.

La más bonita de por aquí

¿Sabes?

Hacías que todos se diesen la vuelta,
te presentabas
y levantabas hasta al más pintado.
Eras la más bonita a 10 kilómetros a la redonda,
tus ojos encerraban más lunas que la noche
y esas caderas escribían en línea recta
mientras los gatos torcíamos el trazo.

¿Sabes?

Todos hablaban de ti en los pasillos,
te cruzabas
y alguno no comía hasta la hora de cenar.
Eras el rock and roll que faltaba por aquí,
tus curvas irreverentes arreglaban las penas
y esas piernas tocaban la música
que nos revolvía a los gatos.

¿Sabes?
Es tan divertido recordarlo,
que todavía se me descolocan algunas vértebras
imaginando que pasas a mi lado.

Fantástico

Buscabas un mundo feliz,
así que acudimos a la llamada
de la luna llena y de los vasos.
Y pensabas atrapar tu mejor momento
en la garganta de la noche,
cuando suenan las mejores carcajadas,
se rompen barreras
y vuelan los abrazos.

Soñaste un mundo feliz,
ella volvía a¡ dolerte,
así que escapamos
conteniendo el aliento.
tu llanto fue risa,
reímos y volamos,
y pensabas en ganar el oro
o, al menos,
que te aplaudan sin crítica.

Fantástico,
nos fundimos con la cara B de la noche.
Fantástico,
somos inestables y vulnerables.
Fantástico.

Creaste un mundo feliz,
lejos de miradas que matan
y de arañazos como caricias.
Solo la luna y los vasos.
Y accediste a firmar tu mejor momento
en las piernas de la noche,
cuando llegan los finales a los principios,
cuando ese pequeño rock and roll nos pone un whisky
y vuelan las promesas.

Fantástico.

Con tu rock and roll

Intento largarme
y esfumarme con las horas más extrañas
el claxon de los taxis
y el timbre de los teléfonos.
Te juro,
sin cruzar los dedos,
que intento largarme
y dejarte tranquila con tu rock and roll

Tiene pinta de princesa derrotada

Tiene pinta de princesa derrotada
de esas que se llevan
la luna debajo del brazo
y con su mejor sonrisa
te giran y dan la vuelta.
Tiene pinta peligrosa
de experta cazadora nocturna
con la mirada de miles de noches
al acecho,
con el sabor de miles de victorias
en los labios.

Tiene pinta de rock transgresivo
de Bukowski y Raymond Carver
en sus venas
de veranos atormentados
en sus ojos.
Tiene pinta de canción
a cara de perro
de disparos a bocajarro
sin balas de fogueo
sin aviso.

Tiene pinta de todo eso
y más.
Pero también es espontánea.
Despreocupada.
Reconocí un segundo
en un detalle
me quedé con el ondear del pelo en sus hombros
despreocupada y espontánea.

Y pienso que una huida hacia adelante
es como arrancarse de los planos,
mejor que quedarse quieto
hilando canciones
buscando los extractos de vida
que perdí.

Y me digo que una huida hacia adelante
sin freno
y sin dirección,
es como borrarse del listín,
más sensato que observar
autobuses partir de la estación
anclando decepciones
en bahías ya desiertas.

Tiene pinta de poema a medianoche
de esos que terminan,
pero como ella quiere;
y,
mientras tanto,
con su mejor sonrisa
acabas bailando un rock and roll.

Tiene pinta de todo eso
y más.
Pero también es frágil
y femenina.
A pesar de la distancia
reconocí en un instante
esa armonía sensible,
aparcada en esa boca,
en esa lengua incorregible.
Siempre presente
a los ojos de todos,
esperando a que alguien
lea más allá de lo que parece.