Como siempre

Hay días que se me van las ganas
hay mañanas en las que me arrancaría del espejo
hay tardes en las que me borraría
te lo prometo
hay días en los que me largaría
hay horas en las que me cambio
hay instantes en las que me vuelo
te lo prometo

después llega la tormenta
y mis miedos
después me tiemblan las piernas
y la voz
después llegas tú
y lo arreglas todo

como siempre

La terminal

Perdimos aquel avión en Escocia
– y 600 euros más –
me mirabas con los ojos  ahogados en lágrimas
y el corazón en un puño.
Yo también estaba asustado
como un niño en la soledad del colegio,
pero quería sacarte una sonrisa
así que fingimos ser unos desconocidos
yo, Tom Hanks
tú, Catherine Zeta-Jones.

Reímos hasta espantar los miedos
y, como dos soldados
recién llegados al frente,
nos reagrupamos,
llamamos a mi padre
para pedirle pasta
y sopitas.