Verano en Tarragona

El verano de Tarragona
es mágico y dulce.
Las sábanas del hotel
casi amarillas
observan tu espalda y nalgas,
pálidas y calientes,
dirigiéndose a la ducha
yo fumo apoyado en el alféizar
-sí, ya sé que es de no fumadores,
te digo-
y pienso en el sabor de tu piel,
mi país.
Y me pregunto:
¿cuándo se acabará
tu paciencia?

Nos vestimos
y bajamos,
dejamos de lado el Anfiteatro
enfilamos el mercado
te comes un helado de limón
y esperas con paciencia
mientras regateo una primera edición
de “Factotum”.
Luego te compras un precioso colgante
con forma de delfín
y sonríes feliz.

El verano de Tarragona
huele a pinos en la playa
y sabe a crema para el sol.
No sabes nadar
pero te metes al mar,
reímos, chapoteamos
y tragamos agua
-sí, ya sé que no quieres
que te moje el pelo-
y pienso en el sabor salado de tus besos,
mi país.
Y me pregunto
si tendré que aprender
a recordarte.

Conducimos
volvemos a casa
tus piernas se queman en el salpicadero,
a ratos echamos una cabezada
escribo en tu cuaderno naranja.
En tu turno nos acompaña
Ken Zazpi,
en el mío retruena Robe.
Y me pregunto
si al volver me querrás
como en este verano de Tarragona.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s