Universo

Ella encierra tantos secretos como estrellas alumbran su pelo oscuro,
ella tiene ahora tanto miedo que se ha convertido en su amante,
y admiro su disciplina, férrea,
fiel a su estilo e ideales.
Pero soy egoísta y quiero escuchar, una vez más,
quiero oír aquellas palabras que desconoce,
pero que ha pronunciado como un arcano legendario.

Admiro su cabeza loca, pero segura,
sus ganas de pegarle fuego al universo una noche cualquiera,
su ímpetu por encontrar un lugar alejado de los mapas.
Me fascina su boca y su lengua incontestable e incorregible,
su actitud tan femenina y frágil bañada de orgullo espartano;
y me entran ganas de acompañarla a pegarle fuego al universo una noche cualquiera.
Esta noche.

Ella oculta matices en un lienzo de belleza sensual,
ella es efímera y cercana;
es distante, armónica y sensible.
Y piensa que no me percato de esas cosas,
que solamente sueño con arrancarle la ropa,
con encender las escaleras a golpe de cremalleras.
Pero esos labios rojos, insolentes, son rock transgresivo,
un poema de Bukowski,
suenan a Kant o Heidegger,
y me entran ganas de acompañarla a pegarle fuego al universo.
Cuando quiera.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s