Era el cielo

Quemando el pasaporte con rabia,
sonreías entre fuegos y fiestas de pueblo,
mi tierra se parecía al cielo porque estabas ahí,
estoica y precisa.

Los niños del barrio danzaban,
las calles vibraban, azules y amarillas,
y mi pica en Flandes era el cielo,
estabas ahí, bonita y preciosa.

Tú eras bossa nova,
yo un pintor de recuerdos,
navegamos y naufragamos,
cabalgamos entre las sábanas
y encendimos todas las escaleras hasta tu habitación.

Tú eres la canción más urgente,
yo me vuelvo a estrellar en mis defectos.
Nos hundimos y nos destruimos,
quemamos todas nuestras naves
y abandonamos el futuro.

Quemando el pasaporte con rabia,
sonreías entre fuegos y fiestas de pueblo,
y mi cama era el cielo porque estabas ahí,
sincera y cierta.

“Viajemos y vivamos escribiendo” dijiste,
yo prometí guardar todos tus secretos.
Dejamos de cruzarnos con los espejos,
montamos fiestas en tus caderas
y sobrevivimos al pasado.

Quemando el pasaporte con rabia,
te veo desde lejos entre niños y calles azules,
mis manos se parecen al cielo,
ausente y frío.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s