Sábado de madrugada

Todo es del color de la ceniza,
plata orgánica que envuelve los recuerdos.
Carreteras vacías y colillas en las aceras,
conversaciones ahogadas en whisky ‘on the rocks’,
corazones que se desgañitan y abrazos que se buscan.

Todo es del color de la ceniza,
como tus ojos cuando no sabían quererme.
Cienpiés en los baños y rayas infinitas,
celofán y niebla en vasos de tubo,
miradas ausentes y colmillos de lobo.

Todo es del color de la ceniza,
acero industrial en un bosque de edificios.
Los soportales son una fiesta de vidas reencarnadas,
con gemidos y piernas entrelazadas,
besos y manos indecentes.

Todo es del color de la ceniza,
como aquellos labios insolentes.
Curvas y cuestas de metal,
botellines y meados como ríos sin vida,
ilusiones de una noche lejana perdida en el alba.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s