Rabia

Discutías tus borracheras,
ella gritaba tus ausencias,
enrabietabas aquellos silencios,
encabronabas los pasillos
y sus escaleras
atrapabas el eco de los ascensores.

Pero a la hora del perdón
siempre faltaban las palabras.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s