Poemas por encargo

He tirado aquellos poemas que te escribí.
Me los encargaste un otoño de 1999.
Eran para el capitán del equipo de fútbol,
pero debía parecer que los habías escrito tú.
Te escribí aquellos poemas por encargo;
imaginé que yo era tú
que él era yo
y que tú escribías para mí.

Aquel otoño de 1999
te escribí 10 poemas de amor para él,
más alto
más rápido
más fuerte.
Se los dejaste entre sus cuadernos,
encima de la mochila de deporte.
Era el capitán del equipo de fútbol.

Pasaron las vacaciones de navidad
y volvió con aquella novia suya,
más morena
más coqueta
más triste.
Me devolviste aquellos poemas.
No le gustaron los versos
que siendo tú me escribí.

He tirado aquellos poemas que te escribí.
Siempre fueron recuerdos huérfanos
de otoños buscando primaveras imposibles.
Nunca fuiste para él.
Nunca fui para ti,
pero aquel otoño de 1999
me escribiste unos versos preciosos.

Un comentario

  1. Miyoto Cado · enero 15, 2013

    ¡Miau!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s