Para siempre

Hay instantes que se recuerdan para siempre
como aquel beso en el andén de Areeta
la brisa leve del vestido en aquella boda salmantina
y las murallas que cayeron aquel verano tunecino
como sus gotas de sudor por mi espalda
hay instantes que se quedan para siempre
unos libros de poesía
dos miradas que se cruzan por las escaleras mecánicas
una sonrisa roja tras la barra del bar
dos focos deslumbrándonos bajo la lluvia
aquel cigarrillo a medias en la parada de taxi
paquetes de cereales por el suelo
y zapatillas corriendo delante de las esposas
hay instantes que se recuerdan para siempre
unas lágrimas de angustia al perder el vuelo
dos cuerpos esperando su hora en los asientos de la terminal
unos mensajes en el móvil
desapariciones místicas
y reapariciones divinas
hay instantes que se quedan para siempre
un vestido claro en el paraninfo de Deusto
unos pantalones verdes perdiéndose por Basarrate
unos versos furtivos en una chaqueta
como los besos que se atracaban en mi pecho en Tarragona

hay instantes que aunque duran poco
se recuerdan siempre

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s