No sé

Puede que te preguntes, amiga muda,
por qué regreso a ti en mis noches más negras,
cuando las dudas llenan los huecos
que ni el whisky satisface.
Cuando la nicotina deja de saber a armonía.

Puede que te preguntes
cuántas vueltas de campana tengo que dar
para desaparecer,
cuánto humo nubla mi habitación.
Cuándo callaré.

Las colillas se desbordan,
el escalón ha sido cómplice de mi mal perder.
Las sábanas, la manta
aquella almohada.
No abrigan como antes.

Puede que te preguntes
por qué regreso a ti lamiéndome las heridas,
cuando las ganas de rendirse
son más baratas que mis mejores versos.
Cuando busco asilo como un deportado.

Puede que te preguntes.
Tal vez no.
Y no sé responder.
El mundo gira en sentido absurdo,
No sé responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s