Miradas

Ya había visto aquella mirada,
no quise volver a verla.
Cansada, apaleada, frustrada,
el ajado y marchito sinsabor del que ha vivido demasiado.

Camina despacio por la ciudad,
empapado por un miércoles lluvioso,
de museos vacíos y cafeterías abarrotadas.
Piensa, o eso creo, en todos aquellos momentos,
en las veces en las que no dijo no, sí o tal vez;
en los silencios crepusculares que acompañan a la sabiduría.

Ya había visto aquella mirada,
no pude evitar volver a verla.
El sabor de los cafés y de la nicotina,
el olor de las sábanas y de la siesta,
la lluvia y los semáforos impregnándola.

Camina entre hombres que se esconden en los periódicos,
se refugia en un quiosco y mira,
mira con esos ojos teñidos por el recuerdo de aquella ocasión,
de aquella oportunidad perdida.

Ya había visto aquella mirada,
sonríe cuando me ve.
No dice nada, solo agita dos dedos.
Compartimos un mismo secreto,
repartimos una misma mirada.

4 comentarios

  1. Aarón Blanco · enero 5, 2012

    El mundo que tus palabras representan, no más bello, pero sí es mucho más romántico que el que me toca vivir día a día.

    Gúau!

  2. Alfonso Gómez · enero 5, 2012

    Al final, el mundo que vivimos es aquel que ven nuestros ojos.

    Un abrazo, Aarón!

  3. Aarón Blanco · enero 12, 2012

    Un abrazo sí, a lo otro un rotundo NO 😉

    No, el mundo que vivimos es otro que el que ven nuestros ojos, es un mundo al que nadie puede acceder a pesar de que, por consistencia del propio ser, nos tratemos de convencer de que vivimos en la realidad. El mundo que crean tus palabras, mis palabras, sus palabras, es “tan real” como el mundo que habitamos a través de nuestros ojos, tan irreal como el mundo que percibimos a través de nuestros ojos.

    OJO, no es pesimismo, no es negación, no es escape, no es nihilismo, es, quizás, relativismo.

    Abrazo de vuelta 🙂

  4. Alfonso Gómez · enero 12, 2012

    Tampoco es relativismo, es una visión maniquea y derrotada. Yo escribo lo que veo, que es mi realidad y mi verdad, tal vez no sea dogmática, pero eso da igual, odio las cosas inamovibles. Fíjate que hablo de “ver” no de “sentir”. Si lo visto es subjetivo, lo sentido es mucho más relativo.

    Mi realidad es la que me construyo, la que me cuentan mis ojos y la que vomito, desacertadamente, en estos textos.

    Otro abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s