La chica de la acera de enfrente

Ella llora desconsolada
y agacha la cabeza,
esquivando
tal vez
los bandazos que le está dando el destino.

Llora
y cruza tu mirada.
Te dan ganas de abrazarla
y de decirla que no se preocupe,
que ese cretino volverá
o que su marido encontrará trabajo,
puede que retrasen la orden de desalojo,
seguro que esta noche te manda un mensaje.

Piensas todo eso,
mientras llora desconsoladamente.
Al final se cambia de acera
y tú
sigues tan perdido.

Como siempre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s