Ginebra Premium

Tu abrigo pesaba tanto como esas penas
te peleabas con las sombras, ni
iluminabas las esquinas con tus zapatos planos
y bebías ginebra ‘Bombay’.

Te dejaste la vida entera,
la piel sobre la barra
y los labios en aquella copa.
Eran las seis y media
y lo supe en cuanto te vi cruzar la calle
ibas a aprovecharte de mí.

No cumplimos las promesas,
-“ética profesional”-
nos decíamos
descansando en la hierba.
Pasamos los meses
-”la vida del estafador”-
nos besábamos
buscando las esquinas de tu corazón.

Fuiste mi último drama,
sangre caliente
y mis putos defectos.
Debiste dejarme inventarnos el final,
debiste dejarme anticiparnos.

No cumplimos el expediente,
-”falta de costumbre”-
nos decíamos
pateando tu habitación.
Nos tomamos la medida,
caímos en todas nuestras trampas,
nos emborrachábamos,
fue intenso
húmedo
y ágil.

Fuiste mi último drama,
neumático quemado
y mis putos desperfectos.
Lo supe en cuanto te vi cruzar la calle
quería que te aprovechases de mí.

“¿Qué clase de incendio eres?”
“El más vivo”.
Te inventaste todos los desastres
y mis putas páginas en blanco.
“No te engañes”
“No te lances”.
Lo supe en cuanto te vi cruzar la calle
las chicas sois maravillosas.

Un comentario

  1. Miyoto Cado · febrero 20, 2013

    ¡Tremendo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s