El último latido de la noche

Apoyado en el alféizar,
tejiendo jirones de niebla,
observo como esta noche
la luz de las farolas iluminan
una estampa húmeda de invierno en junio.
La pareja corre empapada,
su paraguas yace muerto en el suelo;
un amargo final para un silencioso compañero de fatigas.
Se refugian en el soportal,
ríen mientras se sacuden el agua del pelo.
Representan
–me digo–
el último latido de la noche.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s