¡Bang! ¡Cras! ¡Clac!

Bang, bang, bang
volaban los disparos,
algún zapato
y tu vaso.

Las excusas se congelaron
en los labios del ayer
y las palabras
-hijasdeputatraidoras-
se escondieron
debajo de la chaqueta.
Salí pitando.

Te dije
-no sé poner punto
y final-
pero quisiste ponerme freno.
Me acojono
si me pones el collar del perro,
porque yo vuelo,
vuelo
y me esfumo.

Cras, cras, cras
tus cristales bajo mis zapatillas
y aquella foto
-en donde el columpio-
rota en mil pedazos.

Mi mirada de cordero degollado
pidiendo permiso para hablar
y esas palabritas
-cobardeshijasdeputa-
se escondieron
en la sobaquera.
Salí cagando leches.

Te dije
-no me aprietes
que me ahogo-
pero me echaste el guante.
Avería y redención
si me pones a caldo.
Así que me duelo
y vuelo
vuelo lejos de allí.

Clac, clac, clac
-ostia, tu hermano-
palabras como puñales
y portazos.

Te dije
-adiós, Ana,
quédate con tu partida-
Salí muy digno,
pero con la mirada en el retrovisor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s