Aunque sea un rato

Hoy me cambio y me saco del listín telefónico,
hoy pago las deudas de los bares,
hoy me quedo en paz con mis acreedores,
prestamistas, amantes y delincuentes;
esta tarde me cambio y me largo.

Las calles de papel se incendian bajo el sol de invierno
con sus camisas largas desapasionadas,
sus cafés repletos de reproches y ausencias.
Las calles arden y yo me busco entre mis líneas.

Y no me reconozco,
solo a trazos,
despiezado como un juguete roto.

Ojalá alguien me salve.
Esta tarde.
Me rehabilite,
con una sonrisa,
con una cerveza
o con una mirada…
… aunque sea un rato.

Ojalá seas tú,
y nadie más,
quien me saque a bailar.
Ojalá seas tú,
y nadie más,
quien me ayude a encontrarme entre mis líneas…
… porque hoy me cambio y me borro,
porque hoy necesito mi dosis de ilusiones,
porque hoy necesito renovar mis sueños,
porque hoy necesito saber quién soy.

Aunque sea un rato.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s