A toda hostia

Los corazones locos
de los sábados de madrugada.
Las motocicletas oxidadas
de los chicos malos del barrio.
Las canciones de carretera
en la radio de los taxis.
It’s been a long time since
I rock and rolled
Miradas que esperan milagros
de noches lanzadas.

Esta noche algunos desbarran
con ojos vidriosos y palabras que se atrancan.
Los móviles esconden mensajes
que nunca verán la luz.
Y agradeces el no estar solo.

Las sombras de la noche
dibujan estelas temblorosas en ese cielo
que pasa a toda hostia
y agradeces ver esa sonrisa
gigante,
tal vez desganada,
pero sincera y divertida.

El amanecer lejano tras los cristales.
Hace frío, pero quieres seguir ahí.
Las despedidas histéricas
de los abrazos de domingo.
Varias almas en pena
confían en cualquiera.
El sonido de algunas persianas
-que cierran-
se confunde con el de algunas cremalleras
-que se abren-.

Las colas y las sombras
son ríos mansos
repletos de cansancio.
Y se alarga el momento
y agradeces escuchar esa risa
serena,
tal vez cansada,
pero espontánea y distraída.

Los corazones locos
de los sábados de madrugada
ya no te importan
bajo este cielo
-de estelas temblorosas-
que pasa a toda hostia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s